EL MUSEO NACIONAL

Por Alexandra Kennedy Troya

Publicado originalmente en Diario El Comercio

En los corrillos quienes nos movemos en el campo cultural, vemos con preocupación la designación del nuevo Ministro de Cultura, presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana en varias ocasiones. El sesgo hacia la literatura en detrimento de otras importantes áreas culturales, ha caracterizado su caminar político. Los abandonados Archivos Nacional de Historia y la Biblioteca Nacional son prueba de ello. Entendemos que la praxis del ministro deba ser distinta, guiada por una visión integral, abarcadora. Como decía mi colega Rosemarie Terán en una entrevista para “Paralaje”, es urgente resignificar el patrimonio, trascender el folklorismo, el nacionalismo, la simple ritualidad en la recreación de identidades. Es importante romper con los paradigmas homogeneizantes, sin reconocer la diversidad de posturas y culturas, una diversidad que, además, se transforma constantemente.

En este contexto, el ansiado Museo Nacional pensado desde hace 40 años y a puertas de realizarse la última contratación para su montaje y adaptación del espacio arquitectónico en los espacios unificados de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, son objeto del nuevas sospechas que el flamante ministro tendrá que asumir. Se integrará en este nuevo Museo los principios arriba señalados o será una especie de refrito de guiones que se contrataron en el 2004-2005 de diversos especialistas y otros del 2005 a modo de discursos de apoyo al guión museológico. Antes del 2010 se realizó un nuevo guión museológico unificado y guiones complementarios: El aporte de los afrodescendientes en la construcción del Estado-Nación y Mujeres, el rol femenino en la historia. ¡En el 2010 hubo un nuevo contrato de museología y museografía para la exposición permanente de las salas de los siglos XIX y XX del mismo museo! Y en el 2012, otra contratación adicional –en dos etapas- ya desde una nueva institucionalidad, el Ministerio de Cultura pagó una investigación para la conceptualización del nuevo Museo de Quito. Los autores de dichos estudios realizados en estos últimos 12 años vienen de vertientes de pensamiento distintos, de abordajes metodológicos, en ocasiones diametralmente opuestos. El costo de estos “insumos” es enorme y la contratación pública, que bajo concurso se realiza en estos días, es –como dijimos- de arquitectura y montaje.

Entonces… el arquitecto que gane el concurso y que no sabe “de la misa la media” (queriendo decir de contenidos de museos), ¿podrá seleccionar a libre albedrío, cualesquiera de estos insumos o mezclarlos como mejor le parezca? Nuevas interrogantes de una observadora perpleja. ¿Cuáles son los límites impuestos por los términos de referencia? ¿Por qué desapareció del espectro la entidad contratada hace poco, la Escuela Politécnica? Así las cosas, señor ministro, la literatura ya no podrá ser su prioridad.

VER CARTA DE IVÁN CARVAJAL EN RESPUESTA AL ARTÍCULO DE ALEXANDRA KENNEDY: AQUÍ

.

Imagen de portada obtenida del siguiente enlace: http://www.epn.edu.ec/la-epn-tech-ep-trabaja-en-la-readecuacion-del-museo-nacional/

Un comentario en “EL MUSEO NACIONAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *