«Materia». Exposición individual de Vicente Muñoz (Betón)

Compartimos la documentación de la más reciente muestra del artista guayaquileño, residente en Brooklyn, Vicente Muñoz, en el espacio Materia (México). Su proyecto continúa la investigación de los vínculos entre arquitectura, materiales de construcción, y las interrelaciones conceptuales de sus propiedades formales y físicas, donde destaca la impecabilidad técnica de su fotografía. Acompañamos las imágenes con el texto curatorial de Rodolfo Kronfle Chambers alrededor del trabajo.

MATERIA

Texto curatorial por Rodolfo Kronfle Chambers

Para esta segunda puesta en escena de su proyecto Beton -un tipo de concreto- Vicente Muñoz (Guayaquil, 1984) contrasta elementos tridimensionales e imágenes que conjugan su interés por la fotografía formalista, la arquitectura, y el hormigón como material de construcción. La exhibición se presenta como un ensayo visual donde se cotejan cuidadas tomas que realizó de emblemáticos edificios de rasgos brutalistas (captadas en peregrinajes del artista dedicados a experimentar obras de Breuer, Scarpa, Testa, Weese y otros) junto a fotografías donde representa varios de sus pequeños modelos de cemento. Las impresiones dialogan además con esos mismos elementos tridimensionales, exhibidos como un catálogo de modestos gestos escultóricos que se plantean como una exploración material y morfológica, donde el artista se ha propuesto “llevar a este material, catalogado como rígido y limitante, a su mayor límite de capacidad tensil y expresiva.”
Los detalles y encuadres que escoge en sus composiciones exploran en los cuidados rangos tonales la materialidad de las superficies y los efectos de luz y sombra sobre sus formas, que terminan, a ratos, confundiendo los espacios reales con los ficticios. El ojo fotográfico de Muñoz habilita un juego de escalas donde se va manifestando una sintonía de sensibilidades ajenas con la propia y, además, un diálogo sobre los grados de lirismo que contiene la luz como un recurso expresivo más de la arquitectura. Las reflexiones del artista tienden además un puente entre los dos medios: “…a lo largo de la historia he encontrado evidencia de que siempre ha existido una estrecha relación entre la fotografía en blanco y negro y el proceso de la fundición de hormigón. Entre los positivos y negativos de los moldes, de las sombras y la respuesta que tiene en general la superficie de este material que ha sido tan duramente criticado y que sin embargo continúa siendo tremendamente popular, eficiente y, en un alto grado, ecológico…”.

Muñoz emplea las características espaciales y materiales de esta sala -la ubicua tipología del cubo blanco con piso de microcemento pulido- como elemento participante de una gran composición donde la arquitectura real y representada entablan una misma  conversación. Podemos intuir en el desarrollo de su práctica varios desbordes significantes que rebasan los protocolos más trillados de
la fotografía arquitectónica (la postal, el documento, la instantánea vacacional o el telón publicitario) para situarla en el plano de una investigación formal generadora de reflexiones en torno tanto a la ética como a la estética de los estilos: desde las implicaciones utópicas y esperanzadoras del brutalismo y su empleo en proyectos destinados a transformar el espacio compartido con marcado trasfondo social (las connotaciones de “honestidad” del material transformadas luego en monstruosas luego del giro totalitarista de los comunismos europeos), hasta el reposicionamiento más actual de su crudeza como símbolo de sofisticación y elegancia, en tiempos en que aquellas
construcciones icónicas, aún agresivas para muchos, van engrosando las listas patrimoniales. Es decir un proceso donde el otrora eyesore deviene en genial.

El mismo hormigón que da forma al domo del Panteón de Roma transmite distintas ideas en manos de Le Corbusier o de Tadao Ando. El recorrido por esta muestra nos permite recordar que podemos enfocar cualquier material (como el vidrio y sus reflejos que exploró el autor en su serie anterior), y sus usos históricos, como inmersos en un patrón fluctuante de percepciones encontradas siempre atravesadas por la ideología, pero también -como señala el autor- “para descubrir que lo utópico yace no solamente en lo ideológico, sino también en lo estructural y en la sofisticacion tecnológica que hay detrás de su uso, que lo hace -a su misma vez hoy en día en su resurgimiento- tan elemental.”

REGISTRO DE LA INSTALACIÓN, FOTOS Y ESCULTURA

ZINE DISEÑADO Y PRODUCIDO POR MONUMENTO.CO

Fotografías:  Vicente Muñoz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *