Pablo Barriga en el Centro de Arte Contemporáneo de Quito #artecuador2016

Me han comisionado hacer un recuento de los aportes de la programación del Centro Cultural Metropolitano y del Centro de Arte Contemporáneo en este año. Sin embargo, me enfocaré en una exposición que ha marcado un hito en el arte contemporáneo de la ciudad de Quito. La muestra del Premio Mariano Aguilera a la Trayectoria Artística 2015, otorgado a Pablo Barriga, que se exhibe actualmente en el CAC y cuenta con la curaduría de la artista e investigadora Pamela Cevallos. La exposición  logra relatar el proceso de trabajo de Barriga durante sus cuarenta años de trayectoria como un artista comprometido con el arte, y construye el relato curatorial de una manera eficiente en tanto pone en diálogo material de archivo del artista con recursos museográficos inteligentes, por ejemplo, los audios que narran las acciones realizadas por el artista, de las cuales no existe otro registro que no sea el de la memoria.

Considero a esta muestra como lo más importante de la programación de estos espacios porque he sido testigo del trabajo de Barriga en los últimos 20 años, y he podido ver su influencia en el arte contemporáneo de la ciudad. Recuerdo estar presente en la inauguración de su muestra en La Galería (1998), cuando yo era aún su estudiante en la entonces Carrera de Artes Plásticas de la PUCE. Recuerdo también acompañarle en otras muestras que realizó en los espacios de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Artes de esta universidad. Ver de cerca a un artista que se desenvolvía en la docencia, en la escritura y en el arte, de manera constante y comprometida durante mis años de educación, ciertamente, fue un importante referente de mi formación artística.

Pienso que la importancia de este artista radica en la posibilidad que dio para pensar al arte fuera del mundo del mercado y sus dinámicas (ahora inexistentes en nuestro país), sin dejar de lado su aporte al pensamiento y al quehacer del arte local. Por esto,en este corto texto, me he enfocado en esta exhibición.

Gonzalo Vargas M.

Quito, diciembre 2016.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *