Premisas editoriales

Paralaje.xyz es un espacio de escritura crítica y creativa sobre arte, cultura y educación. Aunque el proyecto editorial nace desde el campo del arte contemporáneo, nos hacemos preguntas que trascienden sus fronteras al abrirnos hacia otras prácticas culturales, en un intento por desplegar nuevos horizontes de interpretación.

Nos interesa hacer escritura crítica como una práctica de resistencia frente a la producción predominante de conocimiento sobre arte y cultura. Entendemos a la crítica en su función pedagógica como un proceso de construcción de valor, que se ejerce desde criterios específicos, sobre prácticas artísticas y culturales que son analizadas de acuerdo a métodos científicos formales o experimentales.

Asumimos este desafío desde las diferentes experiencias que, como editores y colaboradores, tenemos en distintos frentes: instituciones públicas y privadas, espacios educativos formales y no formales, proyectos independientes, proyectos creativos personales, y exploraciones investigativas que hemos realizado de forma personal en nuestras búsquedas emancipatorias individuales y colectivas.

Reconocemos la importancia de la academia en la producción de conocimiento, pero intentamos ser críticos frente a su gestión atrapada en mecanismos burocráticos que condicionan y limitan el trabajo creativo. Por esto creemos necesario conformar un espacio libre para la escritura, propenso a promover la experimentación investigativa en el marco de una rigurosidad, precisión y pertinencia en la creación de contenidos.

Concebimos la libertad como una condición necesaria para el ejercicio de la crítica, y nos desapegamos de la falsa consciencia de lo “independiente” que predomina en nuestro medio cultural: reconocemos que la supervivencia de un proyecto depende mucho de las negociaciones, principalmente simbólicas, que es necesario emprender para obtener recursos y colaboraciones.

Algunos pensamientos que guían a Paralaje

En su primer aniversario

Existe en nuestro criterio de selección de publicaciones un sentido crítico con respecto a lo que dejamos de lado. Aunque quisiéramos abarcar un campo más amplio, conseguir colaboradores con credenciales dispuestos a trabajar gratis no es fácil. Esperamos, sin embargo, que lo que priorizamos de cuenta de nuestro norte.

Paralaje no comparte enunciados políticamente correctos que nos resultan demagógicos: ser democráticos, inclusivos o pluralistas va a contrapelo del establecimiento de un criterio editorial que está lejos de presumir de esas virtudes. En su lugar, cree en la honestidad intelectual y la selectividad derivada del ejercicio crítico.

Nuestras responsabilidades no son las mismas de un medio público: el trabajo especializado que desarrollamos -mayormente ad honorem- sólo se debe a las iniciativas que nos interesan (desde la especificidad de nuestros campos de acción) por ser culturalmente significantes, por guardar estándares mínimos de rigor profesional, por despertar discusiones relevantes sobre el momento que vivimos, o por activar miradas que provean un renovado entendimiento del pasado. En muchas ocasiones, por lo escaso de nuestro tiempo y lo reducido de nuestro equipo, preferimos evadir el dar cobertura a iniciativas que, aunque revistan algo de importancia, pueden ser ácidamente criticadas.

En resumen, no hacemos coberturas de eventos por obligación, ni atendemos agendas ajenas por compromiso. Compartimos una visión particular y autónoma del arte y la cultura con la intención de producir reflexiones, debates y memorias que aporten a la escena. Esta visión tampoco es estable, ni fija: se modula y calibra permanentemente en las discusiones que se generan al interior del Comité Editorial.