Érika Ordosgoitti en Quito, un ardor que piensa y se expresa

Por Albeley Rodríguez

Érika Ordosgoitti es conocida como performancera y poeta aunque, en sus trabajos, hace uso de muy diversos medios y sus posibles cruces, entre los que han destacado el video, la fotografía y, más recientemente, la exploración de sonoridades. Sin embargo, en su búsqueda, todos los medios confluyen en la acción performativa, una que se ha despojado de poses de virtuosismo y máscaras.

Desde muy temprano en su carrera, sus propuestas tienen una fuerza impugnadora, que irrumpe desde un cuerpo en declarada rebeldía.

Con su cuerpo desnudo e “ilegitimo” ha sacudido la opinión pública desde el allanamiento intempestivo de espacios públicos cargados con un alto valor simbólico y oficial. Sus creaciones juegan con los patrones morales, desafiando la censura a través del uso estratégico del escándalo y de la puesta en circulación de sus propuestas en redes sociales y otros lugares del ciberespacio.

 

 

Érika Ordosgoitti, Escalera de caracol en Macarao (Fotoperformance registrado con la colaboración de Nancy Urosa), 2011

Pero además, sus planteamientos están atravesados por una investigación de largo aliento que incorpora ―a partir de un escrutinio de teorías que obedecen a los llamados del cuerpo y sus emociones― afrentas contra la regulaciones de género, sus mandatos e imaginarios, y la heteronormatividad. Pero esta investigación implica, también, la discusión ante las aberraciones de la política contemporánea, especialmente en el contexto venezolano y sus avanzadas antidemocráticas, por lo que ha desarrollado acciones artivistas ―individuales y colectivas― en medio de las más recientes reyertas ocurridas en Venezuela.

La poética de Ordosgoitti, en su tono, sus palabras, sus imágenes, abriga la singularidad y cotidianidad de su paisaje y, no obstante, desde cualquier lugar, es posible sentir con ella la necesidad de remover las falacias que norman nuestros cuerpos, y las que reprimen aquellos cuerpos sociales plagados de violaciones. A partir de allí el despliegue de sus aportes entorno a la autonomía, la exigencia, el reclamo, la emancipación y el empoderamiento.

Érika Ordosgoitti, Hambre (Fotografía con la colaboración de Rosa Chávez), 2015.

La artista Érika Ordosgoitti estuvo en Quito invitada por la Universidad Central del Ecuador para formar parte del Festival Internacional de Performance “Invisibilidad de la Mujer Artista Ecuatoriana”, evento que tuvo lugar en los espacios de la UCE durante los días 16 al 20 de octubre de este año.

En el marco de este evento Ordosgoitti ofreció el taller “Conflicto Urbano”, enfocado en las microviolencias y las reacciones posibles frente a éstas. El taller tuvo como resultado la presentación de siete propuestas performáticas de lxs estudiantes, alrededor de la disconformidad frente a la trama de opresiones que dominan todos nuestros espacios de existencia.

Asimismo, el día 18 de octubre fue partícipe en el debate “La invisibilidad de la mujer” ―moderado por Paulina León y Susan Rocha― junto con María José Machado; Andrea Zambrano; Amaranta Moral; Angélica Alomoto; Ana Rosa Valdéz y Marcia Acosta.

La conferencia-performance de la artista venezolana ―extraída del orificio vaginal y con el video de una de sus ya memorables desnudeces-asaltos al espacio urbano: La “Intervención Monumental” realizada en la Plaza Bolívar de Caracas (2012)[1]― se tituló “Hablamos y nos salen muertos por la boca”. En ella analizó el ADN del sexismo, su basamento en el patrón binarista y la instalación de gustos, comportamientos y avanzadas cosificadoras del cuerpo de la mujer. Expuso sus argumentos para comprender cómo esta binarización sexista se constituye como un eje que atraviesa todas las injusticias y crueldades del sistema en múltiples direcciones (abuso de poder, moral religiosa, aparato informativo, desastres ecológicos, etc). Su palabra vertiginosa y punzante dejó en claro su denuncia frente a la opresión simbólica, las desigualdades y las regulaciones que expulsan a lxs que son desobedientes a los mandatos de género hasta convertirse en amenaza o, incluso, acción mortal. Finalmente, cerró sus reflexiones con la apuesta por la necesidad de que cada unx tome la decisión de saber su cuerpo propio, a partir de una autonomía franca, que neutralice la influencia subyugadora que ejerce el poder sobre nosotrxs.

El 20 de octubre realizó un recital poético en el cierre del Festival, y el 23 de octubre participó como invitada internacional en un fructífero intercambio en los diálogos “Radial VII, Escala en Quito” ―Organizados por el Centro Cultural Metropolitano, en el marco de la exposición “La Intimidad es Política”― junto con Nuria Güell, Fernando Falconí (Falco) y Gledys Macías. En esta actividad dejó conocer con mayor detalle varias de sus propuestas, estrategias y preocupaciones.

Esperamos que en próximas oportunidades se puedan abrir nuevos espacios para el  intercambio de afinidades entre los artistas contemporáneos ecuatorianos y la potencia de esta artista.

.

Albeley Rodríguez

Quito, 23 de octubre de 2017

Nota

[1] Érika Ordosgoitti,  https://www.youtube.com/watch?v=nY19DdVdnUY&t=29s, última consulta 22 de octubre de 2017.

VIDEOS DE ERIKA ORDOSGOITTI

ARTÍCULOS SOBRE LA OBRA DE ERIKA ORDOSGOITTI

Erika Ordosgoitti llama a emanciparse de la dictadura (El Estímulo)

El cuerpo bajo asalto, el asalto del cuerpo: Entrevista a Erika Ordosgoitti  (Atlas, Revista Fotografía e Imagen)

Erika Ordosgoitti. La carne hecha palabra (Artishock)

Erika Ordosgoitti: inmune al abismo (Back Room Caracas)

 

***

Érika Ordosgoitti nació en Caracas -Venezuela, en 1980. Actualmente cursa la Maestría en Artes de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador. Es licenciada en Medios Mixtos por el otrora conocido Instituto Universitario de Estudios Superiores de Artes Plásticas Armando Reverón (IUESAPAR), en el presente transformado en UNEARTE (Caracas). También cursó estudios en la Escuela de Diseño Gráfico de la Universidad de Los Andes (Mérida, Venezuela).

En 2014 realizó la exposición individual Érika Ordosgoitti: Comida de Moscas en Bogotá-  Colombia y, en 2012, la individual Sólo estoy siendo en Oficina #1 en Caracas.

Ha sido merecedora de los siguientes reconocimientos:

En 2014 se hizo acreedora de la Beca de Creación Artista Joven de América Latina otorgada por la Fundación MISOL. En 2011 fue ganadora de la primera Mención de Honor del XIV Salón SúperCable de Jóvenes con FIA y en 2009 obtuvo la Mención Honorífica en el Salón Nacional de Arte Aragua y el Premio del 1er Salón Nacional de Arte Universitario (UCV).

Ha participado en distintas exposiciones colectivas:

De acciones, visiones y reacciones. Arte joven venezolano en la Galería de arte 39 (Caracas, 2011); XIV Salón SuperCable Jóvenes con FIA, Centro Cultural CorpBanca (Caracas, 2011); Transhumantes urbanos e íntimos, Museo de Arte Contemporáneo de Caracas (2011); Bienal Internacional de Arte Contemporáneo, “La pantalla y el marco”, Universidad de Los Andes (Mérida, Venezuela, 2010); 65 Bienal Salón Arturo Michelena (Valencia, Venezuela, 2010); 2da Muestra lado B, Laboratorio Estético desde Aqueronte hasta Apolo, Biblioteca Central Universidad Simón Bolívar (Caracas, 2010); 1ª Megaintervención Urbana de Arte Contemporáneo ArteVa (Ciudad de Florencio Varela, Argentina, 2010); VIII Salón de Arte Digital, MACZUL (Maracaibo, 2009); 34 Salón Nacional de Arte Aragua (Maracay, Venezuela, 2009); 29 Salón de Pintura Ateneo de Carúpano (Carúpano, Venezuela, 2009); 1er Salón Nacional de Arte Universitario, Galería de Arte Universitario Universidad Central de Venezuela (Caracas, 2009).

Todas las imágenes que acompañan el texto © Érika Ordosgoitti

http://soloestoysiendo.blogspot.com

Imagen de la portada: Artsy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *