YASunidos: ¡Despierta el jaguar dormido! #artecuador2016

Por Elena Galvez

Historiadora y socióloga miembro del Colectivo YASunidos

 

El mundo posmoderno se acompaña de discursividades conformadas hegemónicamente por las imágenes como una manera de lenguaje que puede prescindir de las palabras. Las imágenes, se crean y circulan a una velocidad muy rápida, gracias a los patrones tecnológicos que esta era nos ofrece. Por esto, las imágenes se han convertido en una parte fundamental para expresar cualquier cosa y para la creación de la llamada “opinión pública”.

El sujeto es capaz de crear o incidir en esta opinión sin la mediación de los grandes canales de comunicación tradicional (radios, periódicos o televisión), solo a través de un objeto híper personalizado como un teléfono celular. Somos capaces de hacer circular mucha información en cortos lapsos de tiempo. Esto influye directamente en la forma de hacer política, entendida como la capacidad de los sujetos de disputar en escenarios públicos las ideas.

En este caso, vamos a hablar de la lucha del Colectivo YASunidos, que nació en el año 2013 como resultado de la ofensiva petrolera en el Yasuní, uno de los lugares más biodiversos del mundo. Sin desconocer o demeritar el esfuerzo de otros grupos políticos en el Ecuador, el colectivo YASunidos logró despertar interés público en una sociedad impregnada de varios factores despolitizantes, entre los que destacamos: el miedo a disidir de un gobierno autoproclamado como el de la “Revolución”, la cooptación de parte de la izquierda por el mismo, y el agotamiento de los discursos de la izquierda restante.

En ese momento, surgen los YASunidos como una especie de caldo de cultivo, en el que se pasó del reclamo particular sobre un tema ambiental al reclamo general por la exigencia de democracia, entendida como la participación real y efectiva de gran parte de la sociedad en la toma de decisiones del país. Lo anterior solo fue posible a través de la articulación de un nuevo lenguaje simbólico, dentro del cual los y las artistas fueron parte fundamentales.

El lenguaje o incidencia artística dentro de los YASunidos tiene varias aristas: creación de gráfica, escenografías, caricaturas, música y arte conceptual. En este caso me centraré en el primero y el último de estos ítems.

Ilustración de Angie Vanessita, artista yasunida, 2016.

En la creación de la grafica destaca el uso sistemático del jaguar como una parte importante de la construcción del lenguaje simbolico-politico del colectivo. Un jaguar es la naturaleza, es la Amazonía, es el bosque, es la estética y es la fuerza, de tal suerte que se constituyó en un poderoso elemento de expresión que, sin la necesidad de palabras, fue capaz de captar la atención de la sociedad, y de manera univoca saber cuál era el núcleo de las reivindicaciones ecologistas de este colectivo.

Dicha imagen estuvo acompañada de frases cortas que reforzaron el símbolo: “despierta el jaguar dormido” por ejemplo, así mismo proliferaron imágenes de selva que más que mostrar o ilustrar la selva, comprobaron que en la sociedad ecuatoriana existe una sensibilidad muy fuerte con eso que llamamos naturaleza, y que, en este sentido, no existía una justificación ética para la explotación petrolera en el Yasuní: “Matar por petróleo no es desarrollo” o “Democracia en extinción” fueron frases comunes. La idea era mostrar que la lucha anti extractiva era estética como el bosque, lo cual caló rápidamente en la sociedad que se apropio de gran parte de esta gráfica en sus redes sociales, camisetas, stickers, etc., creando una identidad colectiva.

ACCIÓN DE Gabriela Paredes, Acción artística en espacio público en los exteriores del Consejo Nacional Electoral, 2014.

De manera simultánea a esta gráfica, se creó un Colectivo artístico que apoyaba dentro de las incursiones públicas de YASunidos. Este grupo estuvo conformado por artistas conceptuales que realizaron actos performáticos dirigidos a una sociedad expectante de las nuevas formas de hacer política de los YASunidos. En este grupo fue de suma importancia el uso de símbolos convencionales como la bandera y la Constitución, pero en este caso la Constitución era papel higiénico y la bandera al revés.

Inevitablemente llamaban la atención de los transeúntes y los significados simbólicos que creaban era con parte de la sociedad participando de esta construcción a través de su interpretación. La articulación de estos elementos permitió a nuestro Colectivo un dialogo con la sociedad a través de la imaginación política.

ARCHIVO VISUAL TOMADO DEL BLOG ACCIÓN ARTÍSYICA YASUNÍ:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

DEMOCRACIA. Intervención/acción artística en el espacio público, a propósito del conteo de firmas y la anulación de la consulta popular por el Yasuní. Locación: Entradas del Consejo Nacional Electoral (CNE), Av. 6 de Diciembre y Bosmediano, Quito. Un rodapiés (alfombra) completamente blanco, inscrito en él la palabra DEMOCRACIA y ubicado alternativamente en las dos puertas del CNE, para que vaya siendo pisado/ensuciado por los funcionarios de esta institución con su accionar al entrar y salir.

Falco, 07/05/2014

 

“LA GRANJA DE LOS ANIMALES”, Colectivo Scena XV. Acción en espacio público en los exteriores del Consejo Nacional Electoral, 2014.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Intervención de Manuel Kingman, exteriores del Consejo Nacional Electoral, 2014.

Ilustraación de SAKI (Salvador Kingman), 2014.

ACCIÓN ARTÍSTICA de Juan Fernando Ortega. Exteriores del Consejo Nacional Electoral, 2014.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *