Doce artistas opinan sobre el Museo Municipal de Guayaquil #11 Juan Carlos Fernández

Por María Gabriela Fabre y Ana Rosa Valdez

Hace algunas semanas el Director de Cultura y Promoción Cívica del Municipio de Guayaquil, Arq. Melvin Hoyos, declaró que a pesar de mantenerse 26 años en el cargo no hay nadie preparado para sucederlo. Presentamos doce entrevistas con artistas que actualmente viven en la urbe para conocer sus opiniones sobre la gestión del Museo Municipal de la ciudad donde su figura ha sido gravitante. Varios de ellos han obtenido premios y reconocimientos en eventos organizados por aquella institución, a más de ser docentes universitarios con experiencia.

Hemos convocado a creadores y creadoras emergentes, de mediana y larga trayectoria, en su mayoría personajes de indiscutible relevancia en la escena local y nacional. Esperamos que estas declaraciones contribuyan a analizar las políticas y programas culturales del gobierno local, y más en específico del Museo Municipal, en un sentido crítico y reflexivo.

Juan Carlos Fernández (Loja, 1981). Estudió diseño gráfico en la ESPOL y artes visuales en el Instituto Superior Tecnológico de Artes del Ecuador (ITAE). Licenciado en Artes Plásticas por la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UESS). Egresado de la Maestría en Estudios del Arte en la Universidad de Cuenca. Ha obtenido varios reconocimientos en diferentes certámenes del país, como el Salón de Octubre, el Festival de Artes al Aire Libre, el Salón de Junio, entre otros. Ha sido docente de la ESPOL y el ITAE, y actualmente de la Universidad de las Artes.

 

¿Qué opinión tienes de la gestión cultural del Museo Municipal?

El problema de la gestión del Museo Municipal es integral: refleja una deuda con la cultura, la educación y la sociedad. Para empezar a subsanar esa deuda es necesaria una voluntad, no la de una sola persona, porque el cambio que se requiere es profundo, sino una voluntad política, que es más complicada.

Si bien la gestiones que se han desarrollado fueron efectivas y acertadas en su momento, en la actualidad han caído en una zona de confort. Entiendo que existen muchas quejas contra el Festival de Artes al Aire Libre (FAAL) o el Salón de Julio, pero el problema no se encuentra en estos dos certámenes –que claramente se pueden mejorar-, porque modificar las bases o cambiar el valor de los premios no soluciona el verdadero problema, que también está presente en el MAAC y la Casa de la Cultura, entidades que están en peores condiciones. Me refiero a la falta de un sistema de cultura que articule el trabajo del museo con los colegios, las universidades, los conservatorios y otras entidades culturales. Los Ministerios de Cultura, Turismo y Educación deberían crear un marco propicio para esto.

¿Piensas que es tiempo de un relevo?

Tarde o temprano debe existir un relevo. Pero los verdaderos cambios dependen de muchos factores, no de una sola persona. A manera de transición, sería ideal que exista una capacitación sostenida a los trabajadores y directivos, donde existan metas que permitan evidenciar las mejoras, haciendo un mea culpa de los procesos que no se pueden seguir sosteniendo. Se debe replantear la visión y misión del museo, así como sus objetivos, para estar acordes con el cambio cultural que vivimos. El relevo debe venir acompañado de cambios estructurales, y de infraestructuras tecnológicas.

¿Crees que en la ciudad hay personas capacitadas para hacerlo?

Claro que existe gente capaz en la ciudad para asumir dichas funciones, pero como lo dije antes, más que una persona se requiere un equipo. Hay muchos profesionales que se han preparado dentro y fuera del país. Las universidades locales tienen en su plantilla a profesores y personas capaces de asumir nuevos retos. ¿Por qué no involucrarlas?

¿Qué harías distinto o que propuestas te gustaría ver implementadas?

En el Museo Municipal existe un problema de espacio físico. Se podría crear una extensión del museo para el arte contemporáneo en algún otro edificio, pero pensándolo con las condiciones necesarias para conservar y exponer nuevas propuestas. Si esto no es posible, se podrían realizar exposiciones temporales con las obras de la colección del museo para darles el valor que se merecen.

Buscar el asesoramiento y acompañamiento de investigadores y gestores culturales, para implementar iniciativas que permitan la mejora del museo. Utilizar las nuevas tecnologías para mejorar la participación de los usuarios en el espacio museal. Mejorar la plataforma web, así como la información que en ella se encuentra. Actualmente no existe datos de obras ni eventos. Si no fuera por la documentación de Río Revuelto no tendríamos una memoria visual y documental de muchas de las obras expuestas en los diferentes certámenes realizados en el Museo Municipal en el presente siglo.

Foto de portada: Artículo de Diario El Universo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *