Doce artistas opinan sobre el Museo Municipal de Guayaquil #9 Ilich Castillo

Por María Gabriela Fabre y Ana Rosa Valdez

Hace algunas semanas el Director de Cultura y Promoción Cívica del Municipio de Guayaquil, Arq. Melvin Hoyos, declaró que a pesar de mantenerse 26 años en el cargo no hay nadie preparado para sucederlo. Presentamos doce entrevistas con artistas que actualmente viven en la urbe para conocer sus opiniones sobre la gestión del Museo Municipal de la ciudad donde su figura ha sido gravitante. Varios de ellos han obtenido premios y reconocimientos en eventos organizados por aquella institución, a más de ser docentes universitarios con experiencia.

Hemos convocado a creadores y creadoras emergentes, de mediana y larga trayectoria, en su mayoría personajes de indiscutible relevancia en la escena local y nacional. Esperamos que estas declaraciones contribuyan a analizar las políticas y programas culturales del gobierno local, y más en específico del Museo Municipal, en un sentido crítico y reflexivo.

Ilich Castillo (Guayaquil, 1978) es artista visual y docente. Ha realizado exhibiciones individuales en el Centro de Arte Contemporáneo CAC, Quito; IN- Arte Contemporáneo, Cuenca- Ecuador; Fundación Odeón, Bogotá-Colombia; Demolden Video Project, Santander- España. Ha participado en numerosas muestras colectivas en lugares como MAC, Santiago- Chile, MARCO, Vigo- España, CIFO Art Space, Miami- E.U., Lugar a Dudas, Cali- Colombia, Telefónica, Lima- Perú, La Casa Encendida, Madrid- España, entre otros. También ha representado al Ecuador en las siguientes bienales y festivales internacionales: Bienal de la Imagen en Movimiento (BIM), Buenos Aires (2011-2014); 15th Edition Festival des Cinémas Différents et Expérimentaux de Paris, Collectif Jeune Cinema, París; 8º Festival “Jornadas de Reapropiación”, México D.F. (2012); Bienal Internacional de Cuenca (2004, 2011, 2018); Bienal de VideoArte, Banco Interamericano de Desarrollo BID, Washington D.C. (2010).

Entre sus distinciones se incluyen: Programa de Becas y Comisiones CIFO Cisneros Fontanals Art Foundation. Miami, Florida (2017); Segundo Premio, Bienal NO Visual, MAAC, Guayaquil, 2009; Primer Premio, Salón Fundación El Comercio, Quito (2007); Primer Premio, 49 Salón de Julio, Museo Municipal de Guayaquil (2005); Premio París, (con LaLimpia), 8va. Bienal Internacional de Arte, Cuenca (2004). Actualmente trabaja como docente en la Universidad de las Artes.

¿Piensas que es tiempo de un relevo en la Dirección de Cultura y Promoción Cívica del Municipio de Guayaquil?

Pienso que es tiempo de entrar al siglo XXI. Guayaquil en materia de institucionalidad cultural no se puede comparar con otras ciudades de la región. Es así de triste. Hablar del tema no me resulta nada fácil, me deprime. Uno mira la lista de “museos” en Guayaquil y el número de lugares asignados para esta tarea te podría tomar por sorpresa, el problema es cuando descubres que ninguno está vivo, peor aún, son espacios zombis que no necesitan cerebro para existir. Resultado: muchos y ninguno. En ese sentido, mirar en perspectiva lo hecho por aquellxs gestores como el arquitecto es comparable a tener agua estancada; poca disposición al cambio, al debate fluido y profundo, a la construcción de públicos, etc.  Eso sí, mucho relato ideologizado vía publicaciones autocomplacientes y monumentos de pacotilla.

Durante el tiempo que ha fungido como director, el arquitecto ha querido tener el poder de decisión de algunos campos que no son de su experticia —¿cómo olvidar los varios testimonios de sus para-curadurías en los Salones de Julio?—. Pero, curiosamente, en ámbitos que deberían ser de su dominio (la arquitectura, la Historia) ha permanecido silente. Hoy hablamos de la piscina municipal, hace unos meses de la Casa del Cacao, pero también podríamos hablar de otros casos patrimoniales como el Hotel París. En este estanque estéril nos ha tocado vivir el patriarcado de alguien que ha querido imponer el modelo higienizador y regeneracionista de su par en la cultura. Los resultados son más que evidentes, una ciudad sin memoria llena de puras bodegas.

¿Crees que en la ciudad hay personas capacitadas para hacerlo?
Sí, pero no creo que ése sea el problema. El tema es que sepa tratar y negociar con la clase burocrática sin que termine rindiéndose ni siendo complaciente con el poder. Es un desafío muy grande.

¿Qué harías distinto o qué propuestas te gustaría ver implementadas?
No sabría responderte eso ahora. Lo que si desearía es que a pesar de las diversidades ideoestéticas ojalá fuéramos más compactos como actores culturales a la hora de ejercer presión. Qué te parece ésta: un año sin envíos al Salón de Julio.

Foto de portada: Artículo publicado en Revista Mundo Diners en enero de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *